Peligro: leer combate la ignorancia

Hay cuatro tipos de lectores: el que disfruta sin juicios, un tercero que juzga sin disfrutar, un cuarto que tiene problemas de comprensión y el segundo, que disfruta juzgando y juzga disfrutando. Los miembros de esta última clase de lectores no son muy numerosos.

A diario trato de pertenecer a los lectores que disfrutan juzgando y juzgo disfrutando, aunque no siempre me resulte. Detrás de esto no está es sólo hecho que me gusta escribir, sino me hace feliz leer, pero a la vez tengo claro que para muchos, una lectura consciente y bien organizada no sólo es importante, sino también se les hace difícil. Libros de temas que me gustan, los releo muchas veces, pero como libro de consulta, donde sistémicamente entrelazo temas que me ayuden a llevar a buen puerto diversas reflexiones, incluso proyectos.

La lectura es una de las habilidades clave en este siglo, mucho más que en cualquiera anterior. ¿Por qué? Porque con cualquier otra “técnica cultural”, no puedes absorber y procesar tanta información, conocimientos e ideas con la misma eficacia que con la lectura.

Esto es fácil de entender: con el pensamiento y algo de imaginación, simplemente elimina la lectura de la sociedad, e inevitablemente terminarás visualizando una sociedad agraria medieval. El progreso tecnológico y social es impensable, si no existe producción de información a través de la escritura y procesamiento de la información a través de la lectura.

¡Pero leer y leer es como poseer dos pares de zapatos distintos! Cuando pasamos al modo de vacaciones, para algunos siempre es sinónimo de leer. Hoy en día de manera muy diferente que hace unos 20 a 30 años atrás. En esencia, la diferencia es que muchos leemos más organizados, seleccionados y productivos. Y, sin embargo, la lectura sigue siendo puro placer, entretenimiento y alegría para muchos de nosotros. Y no sólo en verano, donde algunos tienen un poco más de tiempo para ello. En mi caso, prefiero dejar las vacaciones para “aventurar” y por ello, me inclino a ser productivo con el material de lectura durante todo el año.

¿Cómo lo logro? A continuación te lo explico…

Feedly

No sólo me nutro de libros, sino estoy suscrito a varias decenas de blogs, con bastante variados énfasis temáticos. En lugar de visitar regularmente estos blogs y ver las novedades, lo que sería una locura, utilizo Feedly. Esta herramienta agrega y clasifica las publicaciones de blog muy claramente en una página. Luego decido qué contribución leeré y cuál no. Para las publicaciones que más me interesan, hay dos opciones de lectura: leer inmediatamente o posponerlas para más tarde. Y mientras leo los artículos que decido posponer, Pocket me ayuda.

Pocket

Pocket es un lector offline. Realiza clic en la extensión de Pocket Chrome para guardar el artículo. Si luego te sientas a leer en un lugar de espera o de calma, observo más de cerca los artículos y elimino a aquellos que ya no me interesan. Lo mejor de Pocket: ¡Puedes usarlo sin conexión! Por ejemplo, en un vuelo u otro lugar con dificultades de conexión a Internet. Y la presentación suele ser mejor que la original, ya que Pocket elimina los anuncios molestos, videos e imágenes de sitios web de manera bastante confiable.
Cuando encuentro publicaciones que me parecen tan buenas que quiero volver a ellas más tarde, Evernote entra en juego.

Evernote

Evernote es un software que admite la recopilación, organización y búsqueda de notas, documentos y fotos en una variedad de formatos. Los artículos que quiero guardar los almaceno allí. Sin embargo, con una advertencia importante: Evernote no es un lugar de almacenamiento para todos los artículos o publicaciones que pueda querer leer. Sólo las cosas realmente buenas las almaceno aquí. Técnicamente, utilizo la extensión del navegador “Evernote Web Clipper” y lo guardo como “artículo sin formato” o uso en Pocket la función “Compartir vía …” para guardar el artículo en Evernote.
En Evernote tengo mi propio cuaderno llamado “Investigación” para estos artículos. Así que todo está en un solo lugar y luego puedo usar la función de búsqueda de Evernote para encontrar rápidamente los artículos. Lo que aún no hago, pero tendría mucho sentido, es etiquetar el contenido en Evernote con palabras claves. También leo mucho en las redes sociales. Twitter es particularmente interesante y en ello me ayuda Tweetdeck.

Tweetdeck

Twitter es un proveedor de noticias, así como el líder en las opiniones cortas y precisas entre todas las redes sociales. Más allá que este medio sea frecuentado por muchos atorrantes, aquí también hay muchos líderes de opinión bien informados y activos en las redes sociales. Yo aún no lo realizo tanto como quisiera, ya que la investigación en Twitter en sí es extremadamente tediosa. Con Tweetdeck, hay una aplicación basada en navegador que puede usarse de manera excelente para la investigación. Para esto utilizo “Lists” y “Search”:

Lists: se pueden agrupar diferentes cuentas de Twitter en listas para que se puedan mostrarse en su propia línea de tiempo. Por ejemplo, tengo listas como “periódicos chilenos”, “periódicos internacionales”, “expertos de habla …….”, “expertos internacionales”, “empresas” o “personas” cuyos tweets se muestran en una columna en Tweetdeck.

Search: esta búsqueda de tweets públicos para palabras clave o hashtags y los muestra en una columna de una manera concisa. Ideal para ser informado inmediatamente sobre nuevas publicaciones sobre un tema.

Nuevamente, si encuentro artículos que me interesen, o bien los leo de inmediato o los guardo en Pocket para leerlos más tarde. Lo mejor termina de nuevo en Evernote.

Volvamos a los libros…

opened book, lying on the bookshelf with a glasses

El genial humorista y escritor Groucho Marx, estaba convencido de que la televisión forma a las personas. Por ello, cuando estaba encendida, iba a otra habitación para leer. No soy tan extremo, pero pienso que algo tiene de cierto.
Hoy escribo mucho más que antes y leer libros pertenece, por así decirlo, a la descripción de cargo del autor. Es por eso que he pensado en cómo organizar la lectura para que sea lo más productiva posible. Preguntarte cómo lees realmente puede ser muy gratificante.

Ranking de Libros

Cada año aparecen miles de muy buenos libros en el mercado mundial. Dependiendo del tema de tu interés, en la web encontrarás diversos ranking de los mejores libros en ese ámbito. Como encontrarás rankings de distinta procedencia y lente con el cual se evalúan son de óptica distinta, te sugiero buscar rankings de varios países y buscar coincidencias, p.ej. que estén dentro de los top 10 o top 25 en tu tema de interés. Amazon y sus “listas de deseo” también pueden darte buenas pistas, así como la lectura de las reseñas de los compradores del libro.

Lee donde te sea posible y ponte metas

No importa a dónde vayas, siempre trata de llevar lectura contigo, ya sea como una edición impresa o en formato electrónico. Ese es mi consejo: si tienes un poco de tiempo de espera, úsalo para leer. El tiempo hasta que el la conexión del avión, hasta que aparece la persona con la que fuiste a reunirte, el atraso donde el médico…

Establecer un objetivo de lectura regular, es un buen truco que ayuda a dividir libros gruesos en partes más pequeños. Un libro con 400 o más páginas puede ser intimidante. Por lo tanto, establece un objetivo de lectura, por ejemplo, 20 páginas por día. O todos los días durante media hora. Durante la pausa del almuerzo. Antes de quedarte dormido. Cuando mejor te quede bien…

Sólo leo lo que me da la gana y además, no sigo leyendo libros aburridos…

Rara vez es una buena idea abrir un libro porque “debieras haberlo leído”, o bien, porque sería aconsejable tener siempre a ese autor a mano como libro de consulta. No inviertas ningún trabajo de lectura tedioso en un libro cuya lectura no te interese.

Hace muchos años atrás me sentía orgulloso de terminar de leer todos los libros que había comprado. Hoy pienso que es una mala estrategia. La vida es demasiado corta para invertir en libros que no logran captar mi atención y entusiasmarme. Hay tantos libros realmente buenos que esperan ser leídos. Si un libro no te convence en el primer tercio, guárdalo o lo regalas. Adiós y chao.
El leer es tu vehículo para aprender, mientras que aprender más eficazmente es oxígeno para la productividad en este siglo. Las condiciones en el trabajo están cambiando tan rápida y tan profundamente, que aquellos que no están extremadamente dispuestos a aprender, tienen un gran problema. Es por eso que las preguntas “¿Cómo leo realmente?” y “¿Cómo podría organizar mejor la lectura para mí mismo?”, son preguntas determinantes.

Deja un comentario