Coaching

Adelanto, que no tengo formación formal como coach, ni ontológico, coercitivo, PNL, cognitivo, de inteligencia emocional o sistémico. Tampoco pretendo obtener un diploma. Sin embargo, llevo casi 30 años de exitoso ejercicio profesional a nivel de gerencia general en diverso tipo de organizaciones en Chile y el extranjero, donde muy frecuentemente pero “informalmente” fui coach de pares, colaboradores e incluso miembros de mis directorios. Posteriormente y desde el año 2017, he acompañado a varios altos ejecutivos en los procesos de cambio que han enfrentado, siempre, en pocas pero eficaces sesiones. La mirada sistémica siempre de la ESC© fue, es y será la base para mi estrategia de coaching: ESC© – Sus 8 Razones de Éxito

Está dirigido principalmente a directivos superiores, empresarios y emprendedores, directivos o directores técnicos en el ámbito deportivo, así como a directorios de corporaciones o fundaciones sin fines de lucro.

Me centro fundamentalmente en quienes estén pasando por un momento o proceso de pérdida de creatividad y energía, así como dudas acerca de sus futuras tomas de decisiones y acciones, o bien, requieran acompañamiento durante un proceso de cambio complejo. Concretamente, este coaching se ocupa de las preguntas, la reflexión y el desarrollo del papel profesional presente y futuro de los ejecutivos, así como de las cuestiones relativas a las estrategias de cooperación entre personas en diferentes roles, funciones, tareas y niveles jerárquicos, al interior de su organización

Mi experiencia personal es que, especialmente en tiempos de presión económica, de políticas internas cambiantes o de complejidades estructurales y culturales, así como perspectivas profesionales no aseguradas, la necesidad de reivindicación del trabajo realizado, puede conducir a la insatisfacción y la incertidumbre con respecto al margen libre para la toma de nuevas decisiones. Los líderes a menudo no tienen a nadie para el intercambio libre entre pares y en confianza, la así llamada “soledad del manager”.

Acompaño en un marco protegido y en una atmósfera de confianza, ocupándonos de las propias percepciones, ideas y expectativas de los ejecutivos, así como de las debilidades y sobre todo de sus fortalezas. Si coinciden con el principio básico, que para sus temas podría ser importante desarrollar nuevas estrategias que se basen en buena medida en sus fortalezas personales, las que puedan abrir caminos completamente nuevos, estamos en la misma frecuencia. Descubrirán patrones inconscientes de pensamiento y actuación y se comprenderán mejor a ellos mismos. Se pueden hacer cambios ahí, donde anteriormente parecían imposibles.

En este proceso de reconocer, aprender y entender situaciones complejas desde otra perspectiva, los ejecutivos lograrán visualizar otras formas de acción y nuevas oportunidades. El coaching tiene un carácter clarificador, de apoyo, de desarrollo y de alivio. El coaching hace posible observar la propia actividad profesional “desde arriba” y a distancia, así como tomar mayor consciencia acerca de la necesidad del liderazgo como una tarea y un requisito que uno puede y debe mejorar siempre.

Anuncios