La concentración de fuerzas utilizando nuestros talentos, destrezas y habilidades sobresalientes, sólo tiene sentido si esta energía se dirige hacia un objetivo adecuado que posea un cuello de botella mal o no resuelto, logrando una solución con el máximo impacto posible, a pesar de nuestros limitados recursos.
Iniciar Mi Propio Negocio
Iniciar Mi Propio Negocio

Iniciar Mi Propio Negocio

Conjunto de Herramientas Iniciar Mi Propio Negocio

«¿Quieres pertenecer al 70-80% de emprendedores cuyo negocio deja de existir después de 5 años? ¿O prefieres estar con el % que logró desarrollar con éxito su negocio más allá de los primeros 5 años?»

Así es, la gran mayoría de los emprendimientos fracasa antes de los 5 años de su existencia. No es sólo una apreciación subjetiva, y podrás encontrar muchos artículos y datos estadísticos que lo avalan (al final de la página encontrarás varios enlaces).

Si estás pensando iniciar un negocio:
¿Quieres partir con la estrategia correcta y minimizar procesos de “ensayo y error”?

Debo adelantarte, de que en estas herramientas NO encontrarás información tradicional, de la que se imparte en números cursos y posgrados. Tampoco encontrarás información acerca de los trámites burocráticos y legales que se requieren, ya que de un país a otro son muy distintos y además, hay centenares de instancias que saben más de ello.

¡Aquí se trata de estrategia,
ya sea que vendas sólo presencial,
únicamente por internet o ambos,
también si ejecutas proyectos, o bien,
produces algo o prestas algún servicio
a otras empresas o directo a personas!

Por más de tres décadas aplicando la metodología alemana basada en la Estrategia ESC© y adaptada en este conjunto de herramientas para emprendedores, me ha demostrado que es una metodólogía muy práctica y eficaz. Más allá de las miles de empresas, sobre todo europeas que la han aplicado con éxito, en lo personal inicialmente la utilicé en mi propia estrategia profesional tabajando en una empresa multinacional en Alemania y México. Posteriormente y por más de 17 años, como consultor en – a muy veces complejos – procesos de cambio estratégico para aprox. 150 Pymes en varios países como Alemania, Argentina, Guatemala, México y Chile, así como en organizaciones gremiales, educacionales y deportivas.

Pues bien, si tuviese que resumir lo que requiere el inicio de un nuevo emprendimiento para una micro, pequeña y mediana empresa, basándome en textos orientados a emprendedores, recomendaciones de muchos gurús, sugerencias de bancos, diversos modelos en iniciación de negocios, etc., etc., etc., llegaría aprox. al siguiente listado, a veces, como parte de un plan de negocios:

  • Encontrar medios crediticios o inversionistas

  • Implementación de la infraestructura

  • Estado de resultados, balance y flujo de caja presupuestales

  • Derechos municipales, impuestos y otras autorizaciones según el tipo de negocio

  • Asesoría específica legal y quizás otras

  • Implementación oficinas y computacional

  • Desarrollo de productos y/o servicios

  • Sueldos y pago de imposiciones

  • Máquinas y quipos

  • Materias primas y productos intermedios

  • Vehículos o medios de distribución

  • Medidas de marketing

  • Arriendo o propiedad del lugar físico de operación

  • Tamaño de mercado del rubro al cual se dedicará

¿Por qué nunca encuentro el listado de clientes,
o potenciales clientes donde la empresa y sus productos
o servicios sean apreciados como singulares?

Es obvio que durante la fase inicial del emprendimiento se originan los mayores cuellos de botella de liquidez. Esto sucede porque no se han definido y analizado de antemano con precisión los grupos objetivo y sus problemas o necesidades más candentes, que la empresa podrá resolver mejor que los competidores, objetivamente. Por lo tanto, si la diferenciación en ello es nula o baja, los ingresos de dinero serán irregulares y el nivel de ventas aún demasiado bajo.
¿Qué se hace durante esa fase inicial?

Entre otros…, pagar intereses, pagar alquiler, realizar cobranzas, prestar servicios a clientes, tratar de vender más incluso “donde sea”, pagar impuestos, pagar proveedores, buscar nuevos productos, tomar medidas de marketing, pagar sueldos y leyes sociales…, etc.

Proceder de manera tradicional y basándose en las recomendaciones estándar archiconocidas, incluso realizando análisis FODA (DAFO, como prefieran) y otras herramientas clásicas de diverso tipo, el fracaso en la gestión está asegurado para el 70% o más de los emprendimientos. ¿De dónde quieren que salgan de pronto e improviso todos esos clientes necesarios para tener éxito?

Pero también es posible proceder de manera distinta.

  • ¿Cómo crees que reaccionen los bancos o inversionistas si pudieses presentar desde muy al comienzo buenos pedidos, contratos, clientes que paguen sus facturas en la fecha acordada?
  • En raras ocasiones es posible alcanzar la “zona de rentabilidad o ganancias” después de un largo período de sequía y fase inicial “lenta pero segura”.
  • ¿Cómo reducir a un mínimo esa fase inicial previa a la rentabilidad?
  • Hazlo mejor que otros, desde el momento que diseñes tu estrategia de negocio y antes de haber generado muchos costos improductivos.

Método Estratégico

Esta estrategia es particularmente adecuada para desarrollar una especialización sistémica que conduce a un alto nivel de atracción hacia los clientes, colaboradores y socios comerciales existentes y potenciales. La estrategia desarrollada por el alemán Wolfgang Mewes es considerada por los conocedores como un “dato privilegiado” entre las historias de éxito. Cuando el Prof. Hermann Simon descubrió los secretos del éxito de los llamados “campeones ocultos” o en inglés “hidden champions” (empresas medianas con una participación de mercado global de entre el 15 y el 100 por ciento, liderado por Alemania) a principios de la década de 1990, solo pudo revelar un «secreto»: un número sorprendente de los que entrevistó, habían trabajado de acuerdo con la estrategia de Mewes.

Efecto

Como estrategia sistémica y cibernética posee una multitud de efectos. Su objetivo más importante es el de la especialización sistémica (holística). A través de la especialización, se pueden desarrollar servicios y productos muy atractivos e innovadores que tengan una singularidad especial, casi única. Esto conduce a una mayor atracción para los clientes potenciales, menos competencia, mayores ventas y mejores retornos. Las ventas se tornan cada vez más fáciles y la libertad de movimiento es mayor. Sin embargo, antes de que la especialización pueda desarrollar estos efectos, casi siempre se requieren mayores esfuerzos de adaptación y cierta persistencia.

Al enfocarse y concentrarse, la estrategia te libera de la complejidad y brinda seguridad con respecto a la misión corporativa y la orientación a largo plazo. Las decisiones de gestión se hacen más fáciles y rápidas.

En el metanivel, la aplicación de los principios de la estrategia puede hacer lo siguiente:

  • Te permiten enfrentar y traspasar poderosas resistencias sociales que pudiesen existir frente a tus soluciones, sean productos o servicios,
  • Como estrategia cibernética, no se basa en una planificación y proyecciones detalladas, sino en establecer impulsos en los puntos más efectivos y poner en marcha reacciones sociales en cadena.
  • No tiene como objetivo derrotar a las “fuerzas enemigas”, sino integrarlas de manera efectiva y trabajar con ellas de manera más fluida.

Competencias medulares

Nuestra estrategia se basa, como algunos otros conceptos, en expandir sus propias fortalezas. La diferencia es que no te concentras en tus fortalezas, sino en las necesidades específicas de los demás. Estos «otros» son grupos destinatarios cuyas necesidades y tamaño se ajustan perfectamente a la empresa. Entonces te ajustas incondicionalmente a sus deseos, necesidades o problemas mal resueltos. Es decir, no significa concentrarse en las competencias medulares propias, sino concentrarse en los problemas importantes del grupo objetivo. No se dirige hacia adentro (“¿qué podemos hacer mejor que otros?), sino hacia afuera: qué problemas de qué personas o empresas queremos y podemos resolver mejor que otros con nuestras competencias medulares.

¿Es muy difícil?

No necesitas ningún conocimiento previo especial para aprender y utilizar esta estrategia. Se basa exclusivamente en el sentido común y se puede aprender y aplicar sin ningún conocimiento comercial o estratégico previo. Un análisis realizado en Europa ha demostrado que especialmente personas provenientes de las ciencias naturales, ingenieros civiles, autodidactas, así como muchas personas con oficios técnicos, han logrado un éxito sobresaliente con esta estrategia. En casos mucho más raros (ya que por sus estudios universitarios son muy marcadas por modelos estratégicos estadounidenses), personas provenientes del ámbito de las ciencias económicas también la han aplicado.

Especialización

Un objetivo esencial de esta estrategia es la especialización sistémica. Esta forma de especialización es el camino ideal hacia el éxito. Toda la evolución y nuestra prosperidad económica se basan en la división del trabajo y la diferenciación. Desafortunadamente, la mayoría de las personas entienden que la especialización es un pensamiento unidimensional con los ojos vendados y estrategias arriesgadas de hara-kiri. De hecho, es escandaloso que el arte de la especialización adecuada no se enseñe en toda educación empresarial. Esta estrategia propaga la «especialización sistémica», así como una mejor cooperación e integración. Dichas especializaciones son de bajo riesgo, altamente efectivas y generalmente conducen a innovaciones inusuales.

Todos los rendimientos superiores se basan en la especialización y concentración de fuerzas, que es prácticamente una ley de la naturaleza. Ésta es la única forma de lograr mucho con poca energía. El mundo y el conocimiento hoy se han vuelto tan complejos, que es imposible controlarlos en todas sus facetas. Incluso las áreas de conocimiento que antes se consideraban especializaciones, por ejemplo, la medicina o el derecho fiscal, ahora son tan extremas que el máximo rendimiento sólo es posible a través de la especialización. Es similar en el mundo empresarial: muchos mercados son increíblemente complejos en términos de ritmo de innovación y necesidades y problemas de los clientes. En tales condiciones, es mucho más prometedor lograr el máximo rendimiento en un segmento de mercado más pequeño que ser uno de muchos en los mercados masivos.

Las herramientas que aquí ponemos a disposición te llevarán paso a paso a lograr esta estrategia de especialización. Así arriesgarás mucho menos con tu futuro negocio y te será más fácil llegar rápido a la zona de rentabilidad.

Por supuesto, estas herramientas también pueden ser útiles para empresas existentes, por ejemplo aquellas que quieran sistematizar su éxito, las que posean un producto innovador pero no han logrado posicionar con éxito, u otras que están indecisas entre dos opciones para crecer, y claro, también aquellas empresas líderes en ciertos segmentos de mercado y requieren consolidarlo.

Algunos enlaces relacionados con el fracaso de la mayoría de las Pymes en los primeros 5 años:

Realidades y estadísticas acerca del fracaso de las nuevas empresas El 82% de los emprendedores fracasan a los cuatro años ¿Cómo evitarlo?
https://www.emprenderalia.com/por-que-el-75-de-los-negocios-fracasan-antes-de-los-3-anos/
https://www.entrepreneur.com/article/342205